¿ES BUENO DUCHARSE TODOS LOS DÍAS?

¿ES BUENO DUCHARSE TODOS LOS DÍAS?

Ducharse y gozar de un buen desayuno a continuación son dos hábitos con los que muchas personas emprenden su rutina diaria. No obstante, en los últimos años hay voces que desaconsejan este gesto que tachan de exceso de higiene. Pero ¿qué hay de cierto en ello? ¿Es bueno ducharse todos los días? La respuesta es sí, aunque ya te adelantamos que el secreto está en el jabón o gel que utilices.

Pero también es cierto que hay ocasiones en las que ducharse en exceso puede resultar contraproducente. Esto suele estar relacionado con la temperatura del agua (si es alta), el empleo de cepillos o incluso un uso continuo de algunos geles de ducha siendo todos ellos elementos que pueden dañar la piel. Porque, sin pretenderlo, podremos estar destruyendo el manto lípido, una barrera natural de nuestra piel, que cuando se altera puede ocasionar molestias “leves” como sequedad cutánea o irritaciones o más agravantes como dermatitis atópica y/o descamaciones.


CONSEJOS DE HIGIENE PERSONAL

Al respecto de este tema, los dermatólogos parecen haber llegado a un cierto consenso. Así, podemos hacer una recopilación de una serie de consejos que debemos tener en cuenta si somos aficionados a las duchas diarias:

  • El agua no ha de estar demasiado caliente, ya que, si la temperatura resulta muy elevada, se ponen en riesgo los aceites naturales de la piel.
  • Es conveniente emplear un gel con un pH neutro, cercano al de la piel, cuyos valores se sitúan entre 4,5 y 5,7 (de ahí el nombre de manto ácido). Por eso los geles con PH cercanos a 5,5 se consideran fisiológicos y son los mejor tolerados. No obstante, no hay razón para usarlo a diario y en ocasiones con el agua será suficiente para limpiar nuestra piel.
  • Al secarse debemos usar una toalla de tacto suave y evitar frotar. Lo más adecuado es envolverse en ella y efectuar suaves toques para secarnos.
  • No debe faltar al concluir la ducha una crema hidratante que permita recuperar el manto lipídico que puede haber quedado alterado tras el baño. Si aplicamos la crema hidratante con la piel mojada conseguiremos una más rápida absorción y mayor eficacia en la retención de agua por parte de la piel.
  • Siempre es posible abreviar las duchas o enjabonar únicamente aquellas partes de nuestra anatomía que requieran mayor higiene.

Lo cierto es que ducharse todos los días no es perjudicial, pero sí que puede serlo abusar de los geles de baño. Por este motivo, podemos animarnos a prescindir de ellos en alguna ocasión, pues no son siempre absolutamente necesarios.

Por supuesto, cuando incluyamos el jabón en el ritual, debemos hacer uso de un gel de baño que sea suave y que respete el pH de tu piel. Si buscas el candidato perfecto para ello, te presentamos NIVEA Gel de Ducha Naturally Good Flor de Algodón, con un 98% de ingredientes naturales y libre de fragancias potencialmente alergénicas. Si buscas algo más humectante te recomendamos NIVEA Creme Care Jabón Líquido que, además de estar en equilibrio con el pH de la piel, es un clásico que a muchas mujeres les encanta por su cuidado y su inconfundible fragancia a NIVEA Creme.

Pero, como decíamos, la ducha debe quedar coronada por un buen producto que nos permita hidratarnos. Aunque en NIVEA encontrarás excelentes opciones para ello, te ofrecemos dos sugerencias que nos vienen a la cabeza que cubren dos necesidades muy diferentes. Sí, el momento de hidratación corporal te suele dar pereza, te recomendamos NIVEA BAJO LA DUCHA hidratación diaria de la piel de manera rápida y fácil. Sus exclusivos ingredientes humectantes, enriquecidos con Aceite de Almendras, se activan al entrar en contacto con el agua.

Y si tienes la piel seca con tendencia a la tirantez o irritación te recomendamos NIVEA Regeneración Intensiva que gracias a su fórmula infusionada con serum de hidrataciónque, gracias a su fórmula compuesta por Dexpantenol y Urea, alivian cualquier molestia en la piel dejando un efecto calmante durante 72 horas y una suavidad increíble siempre y cuando haya una continuidad en su aplicación.